Disfruta nuestra última edición

Business protocol ¿ya sabes cuáles son los códigos de vestimenta adecuados?



¿Sabías que el 55% de las personas basan su primera impresión sobre ti de acuerdo a cómo luces? A la hora de ir a trabajar, SÍ es importante vestirse para el éxito y para ello, el dress code desempeña un papel fundamental. El dress code no es más que unos lineamientos establecidos por una organización que indican la manera en la que sus colaboradores deben vestirse. Este protocolo dependerá de la índole que maneje la empresa, puede ser el ejecutivo, casual o el creativo.


Lo primero que debes hacer, sea cual sea el protocolo de la empresa en la que trabajes, es crear tu guardarropa profesional y definir tu estilo:


- Invierte en básicos de calidad (blusa blanca, franela negra, jean oscuro que no esté roto, pantalón negro, blazer, chaqueta de denim, un bolso, zapatos, entre otros) que puedas usar sea cual sea tu estilo.

- Haz compras inteligentes, esto quiere decir que antes de comprar una prenda solo porque te gustó, piensa con qué piezas que ya tengas puedes utulizarla y si va acorde a la imagen que quieres reflejar.


Ejecutivo: este protocolo de vestimenta responde a un dress code más formal donde los trajes son los protagonistas: pantalón o falda con un matching blazer y camisas, preferiblemente con manga ¾ o larga. Elige faldas de corte lápiz con largo modesto, no más corta que unos cuatro dedos por encima de la rodilla. En cuanto a los colores, se recomienda usar neutros: azul marino, gris, beige, blanco, rosa pálido, crema, ceniza y negro. Puedes jugar también con estampados para darle un poco de vida al outfit porque recuerda que ejecutivo no quiere decir aburrido: lunares o polka dots en una blusa, el estampado vichy en una blazer, camisa o cartera, cuadros y rayas. Eso sí, usa una sola una prenda con estampado y las demás mantenlas en colores neutros para no perder la formalidad. También puedes usar blusas con volados para un toque más girly, siempre y cuando te mantenga cubierta los hombros y el pecho. Para los accesorios, elige dorados o plateados (según tu colorimetría; haz click acá para mayor información) y mantenlos delicados y sencillos. Finalmente los zapatos: elige cerrados, de colores neutros y de tacón alto.


Casual: el código de vestimenta casual es mucho más libre que el ejecutivo, pero sigue manteniendo ciertas reglas, como por ejemplo: evitar pantalones rotos, camisas con escote muy pronunciado y piezas demasiado llamativas. Para este estilo puedes jugar usando prendas más formales equilibrando el look con piezas más casuales: un blazer con jeans, un pantalón negro con una blusa estampada, un falda plisada con una denim jacket e incluso usar zapatos sin tacón como las bailarinas, los tipo “Oxford”, mocasines o slippers. No hay límites para los colores, puedes usar neutros hasta neones (en su justa medida), como en zapatos o accesorios. Estos últimos pueden ser el broche de oro de todo el outfit, juega con ellos y refleja tu estilo.


Creativo: Si quieres jugar a vestirte como Sarah Jessica Parker en Sex and the City, es tu oportunidad para lucirte. ¡Aquí todo es válido! La única regla que debes seguir es la de divertirte vistiéndote. Colores, estampados, accesorios, prendas llamativas, brillantes, pantalones rotos, entre otros. Muestra tu vibrante y divertida personalidad creando looks únicos con combinaciones inesperadas siempre tomando en cuenta que todo lo que te pongas te favorezca. Es el momento de mostrar cuan fashionista eres y cómo marcas la pauta luciendo las últimas tendencias.

Ahora ya sabes cual es el estilo que se adapta a tí

www.mikael-magazine.com | Ciudad de Panamá - Panamá | Todos los derechos reservados | Copyright 2019